Explorando en el taller Sentits
Itziar Aranaz
Acompanyant de Els Cirerers)

 

El Taller de Sentits fue una propuesta para el grupo de pequeños (de 2 a 4 años) de Els Cirerers.

Se desarrolló durante el primer trimestre en la Sala, lugar que suele ser habitado por el juego motriz, simbólico y pulsional de medianos y grandes. Así que el hecho de ocupar la Sala como espacio propio durante el rato del taller ya era algo interesante de por sí.

 

La propuesta era desde la aparente sencillez de la exploración de un determinado material que se repetía durante varias sesiones, harina, pasta de sal y arroz de colores. Los materiales nos los hacia llegar la Geganta Maripala, “Sorra de lluna”, y “Pluja de colors” que sirvió para teñir la harina, resultando pasta de sal y en sesiones posteriores tener arroz de colores. 

 

El “juego” como adulta que acompañaba ese taller consistía en disponer el espacio y el material de forma que posibilitara el mayor número de recorridos y experiencias.

 

Distribuir el material para permitir el juego y la exploración individual, el juego en paralelo, el juego en relación entre dos, tres y el juego en colectivo. Observar como surge cada naturaleza y como se expresa, necesito a alguien a mi lado, la otra desaparece y me centro en mí, busco la inclusión en el grupo para explorar.

Material en mesas que permite jugar de pies teniendo el cuerpo disponible para acompañar la concentración y la distensión. Mientras las manos afinan la motricidad fina, cogen con pinzas granitos de arroz, trasvasan arena, las puntas de los dedos captan las diferentes características, toda la atención se concentra y focaliza en el aquí y ahora durante largos ratos.

Observar cómo disminuye esta focalización y de diferentes maneras mueven el cuerpo, alternan el peso en las piernas, se balancean, giran las manos, dan saltitos.

Sentits 1.jpg
Sentits 3.jpg

El material que está en el suelo parece invitar a la exploración con todo el cuerpo, y suele ser un juego de varios. Empiezan manipulándolo con las manos, tal vez siguen con el brazo, el codo, se sientan encima, ¿qué tal por la barriga?, pasa también por la cabeza, y en cada sesión aparecen los pies descalzos metidos en un recipiente lleno de harina, o de pasta de sal o de arroz y la cara de felicidad y complicidad incitando a los demás a probar.

 

Los objetos que acompañan al material van variando en cantidad y en cómo están distribuidos y presentados, pinzas, ollas, botes, coladores, embudos, cucharas, cuchillos. A veces agrupados en una o dos mesas otros distribuidos en todas. Igual que diferentes objetos naturales que aparecen en algunas sesiones, piñas, ramas, hojas, piñones, semillas, cáscaras. Estos objetos abren otras posibilidades de exploración y manipulación del material base ya conocido, permiten otras interacciones, diversidad de sensaciones con un material ya explorado.

Sentits 4.jpg

Tener tiempo suficiente para que se entreguen a la experiencia y la posibilidad de repetir varias veces con el mismo material. Favorecer que cada criatura encuentre su ritmo, su recorrido, su forma de acercarse y adentrarse en la manipulación sensorial.

Y poder ir observando qué nos dice cada una de sí misma a través de su juego es una experiencia que me tiene totalmente fascinada.

Sentits 2.jpg